viernes, 7 de noviembre de 2008

Hace 200 años el comienzo de una Leyenda: "El Empecinado”

El pasado martes 4 de Noviembre, vine de Castrillo de Duero, provincia de Valladolid, de pasar cuatro días visitar a mis padres, allí con solo seis años aprendí a mover las piezas viendo jugar a mi hermano Eliseo jugando con mi vecino José Mari, y posteriormente entrenándome con mis amigos José Paredes y los gemelos Pedro y Víctor González. Pasé allí varios días y me acordé de una historia que sucedió hace 200 años
En Castrillo de Duero , provincia de Valladolid, hay un río tan conscientemente humilde que se llama el Botija. Sus humedales, en las afueras del pueblo, crean unas balsas de cieno negro que reciben el nombre de pecinas. Y a los que venían al mundo en las orillas de ese barro les llamaban en los pueblos cercanos «empecinados», hijos, pues, del arroyo humilde y de la tierra oscura. Pero por una de esas curiosidades de la historia, uno de los hijos de Castrillo, Juan Martín(fotografia), nacido el 5 de septiembre de 1775, pero históricamente nació y se dio vida a principios del mes de abril del 1808 (año bisiesto como este) con el siguiente suceso:
En los primeros días del mes de Abril de 1808, entran en Castrillo de Duero un sargento de dragones francés de Napoleón, Mesié Gaston acompañado de un soldado, llamado Benoît que le sirve de ordenanza. Traían orden para obtener raciones y forraje en los pueblos de la comarca de Peñafiel. Una vez efectuada su misión, manifestaron al alcalde su intención de pasar la noche en Castrillo, para continuar a la mañana siguiente su rumbo. Son destinados a pasar la noche en una casa amplia y humilde,, la habitaban un matrimonio, y su única hija con muy buena amistad con el empecinado, joven de buen talle, cuyo nombre era Juana. Tan pronto como el sargento vio a la linda joven, se propone rendirla. Una vez terminada la cena y levantada ya la mesa, pidió ser conducido hasta la habitación. Es cuando Juana le indicó el camino y le acompaño hasta la misma, fué violada por el francés, sus padres oyeron los gritos fueron en su ayuda pero en vano.
A la mañana siguiente salieron los soldados de Castrillo dirección a Peñafiel. sin pronunciar una sola palabra.
Lucia, la madre de Juana, a la mañana siguiente se encontró con Juan Martín El Empecinado, todo llorosa, le contó lo sucedido, Salió El Empecinado con su hermano por la puerta como un relámpago,tras los dos franceses, Como a una legua de Castrillo, en un lugar solitario conocido por el Salto del Caballo alcanzan a los dos solldados francese dandoles muerte con un balazo a uno y a golpe de sable al otro.
Cuando en el mes de Mayo de 1.808, llegó a Castrillo de Duero (fotografia), la noticia de las tropas francesas penetran en España con la excusa de invadir Portugal, y, Napoleón nombra rey a su hermano José, tras lograr la abdicación de Fernando VII.
Juan Martín al tener conocimiento de la noticia, , organizó una partida de guerrilleros compuesta por amigos y miembros de su propia familia. Al principio el lugar de acción estaba en la ruta entre Madrid y Burgos. Más tarde combatió con el Ejército en el puente de Cabezón de Pisuerga (Valladolid) y en Medina de Rioseco (Valladolid) . Fueron estas batallas perdidas y en campo abierto las que le hicieron pensar que obtendría mejores resultados con el sistema de guerrillas y así comenzó sus hazañas bélicas y con éxitos en Aranda de Duero (Burgos), Sepúlveda, Pedraza y toda la cuenca del río Duero
El cometido principal de estas guerrillas era dañar las líneas de comunicación y suministro del ejército francés, interceptando correos y mensajes del enemigo y apresando convoyes de víveres, dinero, armas, etc. El daño que se hizo al ejército de Napoleón fue considerable, de tal manera que nombraron al general Joseph Leopold Hugo como «perseguidor en exclusiva» del Empecinado y sus gentes. El general francés, después de intentar su captura sin conseguirlo, optó por detener a la madre del guerrillero y algún familiar más,.... Continuara....en otra crónica, de mientras en el visor os dejo con el encanto de una partida jugada por Napoleón. Napoleón era un enamorado del ajedrez al que definía del siguiente modo : "El ajedrez es un juego sin par, regio e imperial" supo llevar su gran sentido estratégico al tablero y consiguió jugar brillantemente:

1 comentario:

Anónimo dijo...

Por casualidad he encontrado este blog, yo soy de Castrillo de Duero jeje

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...