sábado, 12 de octubre de 2013

Análisis de Grandes Maestros: Zenón Franco

Hoy, en el día de mi cumpleaños quería hacer una crónica especial, que mejor la historia y análisis de una gran partida entre campeones del mundo, Alekhine y Capablanca, todo comentado por el Gran Maestro Internacional Zenón Franco, que os envía para todos vosotros,  los lectores de AleXakeChess, está espectacular partida.

Elegí esta partida para hoy, ya que este encuentro se desarrollo durante el cumpleaños de José Raúl Capablanca, y Alexander Alekhine tuvo un gran detalle con Capablanca, bueno yo no os cuento más, prefiero que lo leais de los comentarios del Gran Maestro Internacional Zenón Franco, podéis encontrar más crónicas como esta, en la sección del periódico ABC Color.

 Comenta el Gran Maestro Internacional Zenón Franco
Capablanca vs. Alekhine, 1927
 " El éxito de Capablanca en Nueva York en 1927 fue tan categórico que casi nadie dudaba de que defendería exitosamente su título ante Alekhine en Buenos Aires 1927.
Como antes del match entre Spassky y Fischer de 1972, el desafiante no había podido ganar nunca al campeón, y este siempre había terminado por delante en los torneos.
Spielmann llegó a decir “Alekhine no va a ganar ninguna partida”, Vidmar dijo: “Alekhine no tiene la menor posibilidad”, y Bogoljubow pronosticó: “El resultado final va a ser 6 a 3 a favor de Capablanca”, Nimzovich y Maroczy tampoco dudaban de la victoria del cubano, solo Reti creía en las posibilidades de Alekhine.
El propio Capablanca se sentía seguro de su triunfo y no cuidó como debía su preparación técnica ni física; esto es muy importante en un encuentro largo lleno de tensión, ningún campeón mundial, tal vez con la excepción de Tal, y Alekhine en su primer match contra Euwe, descuidó este aspecto.
Lo opuesto se vio en Alekhine, se preparó al máximo, estudió en profundidad el estilo de Capablanca, además de estar físicamente en excelente forma.
Alekhine creyó que la tendencia a simplificar de Capablanca, su famoso credo “Hay que despejar de hojarasca la posición” se convirtió, a veces, en un defecto, otro descubrimiento, en su opinión, fue que “Capablanca como táctico está por debajo de Capablanca como estratega… por esta causa es preciso… probar en profundidad cada una de sus ideas tácticas…”, para concluir que estas críticas se referían al aire mítico que tenía Capablanca; dejando eso de lado, “es un maestro completo de primer orden, cuya fuerza estriba más en la intuición que en la reflexión crítica”.
El 15 de septiembre de 1927, con la presencia del presidente de Argentina, Dr. Marcelo T. de Alvear, se inauguró el match, ganaría el primero que obtuviese seis victorias, sin contar las tablas, no está claro que existiese una cláusula de que con 5 a 5 Capablanca conservaba el título, eso lo escribió Panov, y luego fue repetido muchas veces, hasta por Fischer, Kasparov, Sosonko, etc., pero no está en las “Reglas de Londres” de 1922, ni aparece en los documentos oficiales.
Fotografía: Alekhine, Capablanca y el árbitro  Carlos A. Querencio
 El duelo comenzó con una sorprendente derrota del campeón, con las blancas, pero pronto Capablanca pareció “poner las cosas en su sitio”, ganó la tercera partida en gran estilo, y luego también la 7ª, con lo que se puso 2 a 1, pero Alekhine ganó la 11ª y la 12ª partida, y Capablanca pareció perder parte de su confianza, a un amigo de Nueva York ya le empezó a hablar de un nuevo match, sin importar el resultado del que estaba jugando, pero ya no sin límite de juegos sino solo a 20 partidas.
Siguieron nueve tablas y Alekhine se impuso en la 21ª, con lo que se colocó 4 a 2, lo que muchos comentaristas creyeron que casi decidió el match.
Kasparov en cambio cree que las derrotas anteriores “Pusieron a Capablanca con los pies en la tierra, reunió fuerzas haciendo varias tablas, para gradualmente llegar a, o recuperar, su mejor forma deportiva…”; esto recuerda bastante a lo que el propio Kasparov hizo en el primer match contra Karpov, en 1984, cuando perdía 5 a 0.
Capablanca pudo ganar la 17ª, pero también perder la 22ª, donde “al final Capablanca se defendió con brillantez”, señaló Kasparov, que considera que allí se inició una nueva fase, con Capablanca tomando la iniciativa.
Varios comentaristas creen que la partida decisiva del match fue la 27ª, Capablanca tenía posición ganadora y Alekhine dio el típico “jaque de despedida”, para abandonar en la jugada siguiente, pero Capablanca se equivocó y se dejó dar perpetuo. Kasparov cree que, aunque esa partida dejara a Capablanca en estado de shock, no fue la decisiva.
En la 28ª partida, con blancas, Alekhine pasó por apuros para empatar, y en la 29ª Capablanca logró la victoria en un largo final, y se puso 3 a 4… todo era todavía posible; Kotov comentó que el gran esfuerzo que tuvo que hacer Capablanca para ganar lo dejó extenuado; Kasparov no comparte esta opinión.
En la 30ª partida Capablanca consiguió tablas sin dificultad, y llegamos a la 31ª partida que Kasparov, Timman y Huebner sí consideran decisiva, es la que recordaremos hoy.
Capablanca aceptó una posición de doble filo y logró una posición excelente, con un peón de ventaja, pero, pudiendo intentarlo, no intentó imponerlo a toda costa; Timman cree que al aceptar el empate Capablanca ya internamente dio por perdido el duelo.
Averbach cree que los dos meses extenuantes de lucha, y la fatiga, fueron los que impidieron a Capablanca ganar la 27ª y 31ª partida.
Alekhine venció en el encuentro 32º, con lo que se puso 5 a 3, el siguiente fue tablas, y el 26 de noviembre comenzó la 34ª y última partida, el 29 de noviembre se suspendió por tercera vez, Capablanca estaba perdido y envió una nota a su adversario donde decía: “… Abandono la partida. Usted es, pues, el campeón mundial y yo lo felicito por ese éxito. Mis cumplidos a Mme. Alekhine. Cordialmente suyo. José Raúl Capablanca”.
Fotografía: Carta de Capablanca anunciando su derrota.
Alekhine declaró que había coronado la mayor ambición de su vida, y preguntado por la revancha respondió: Tendré extraordinario placer en otorgarle a Capablanca, mi caballeroso adversario, que se ha comportado en todo el match en forma que hace honor a su hidalguía, el desquite en el año 1929…”
Como sabemos, la historia tomó otro rumbo. Recordemos la crítica 31ª partida.
José Raúl Capablanca – Alexander Alekhine
Gambito de Dama [D51]
Campeonato del Mundo Buenos Aires (31), 18.11.1927
1.d4 d5 2.c4 e6 3.Cc3 Cf6 4.Ag5 Cbd7 5.e3 c6 6.Ad3 Da5!

7.Ah4 dxc4 [La idea de 6.Ad3 era replicar a 7...Ab4 con 8.Cge2!] 8.Axc4 b5 9.Ab3 Ab7 10.Cf3 c5 11.dxc5 Axc5 12.0–0 0–0 13.Cd4 a6! 
[“La mejor manera de defenderse contra la amenaza Cxe6 es ignorarla. (Alekhine)] 14.De2 [Alekhine comentó que tras 14.Cxe6?! fxe6 15.Axe6+ Rh8 (15...Tf7 es también aceptable) 16.Axd7 Tad8 17.Axf6 Txf6 18.Dh5 Dc7 19.Ah3 las negras quedan bien tanto con 19...Th6 (o bien 19...Ad6 20.f4 Db6, etc.) 20.De2 De5 “con un fuerte ataque.” Alekhine esperaba 14.a3 evitando tanto que el caballo de c3 fuera expulsado, como la creación de un peón aislado en d4.] 14...b4 15.Ca4 Axd4 16.exd4 Cd5 17.Ag3 Ac6 18.Dc2 Axa4 19.Axa4 Tac8 20.Dd1 C7b6 21.Ac2 [En caso de 21.Ab3 seguiría 21...Db5 para ...a5–a4. “Es evidente ahora que las blancas no jugaron bien la apertura y que sus alfiles no son mejores que los caballos negros” (Kasparov).] 21...Cc4 22.b3?! [No es conveniente 22.Dd3 f5 pero lo textual pudo ser peor.] 22...Ca3?! [Era muy fuerte 22...Cde3! 23.fxe3 (o bien 23.Axh7+ Rxh7 24.Dd3+ Df5!, como señaló Alekhine) 23...Cxe3 24.Axh7+ Rxh7 25.Dd3+ Cf5 26.Ae5 Rg8!, “con una obvia superioridad posicional” (Kasparov) 27.De4 (No 27.d5? por 27...Tc5!) 27...Db6 28.g4 Ce7 29.Tac1 Tc3 etc. (Alekhine).] 23.Ad3 Cb5 24.Ae5! f5?! 
 
[24...f6! hubiera casi forzado el empate, por ejemplo 25.Dh5 g6 26.Axg6 hxg6 27.Dxg6+ Rh8 28.f4 y lo más seguro es 28...fxe5! 29.Dh6+, pero no 29.Tf3? Cxf4!.] 25.Ac4 Tfd8?! [Ahora las negras tienen dificultades. Lo mejor era 25...Dd8! seguido de ...Dd7!, como indicó Alekhine. Tras lo jugado las blancas están mejor, señaló Kasparov, y mencionó el parecido con la 5ª partida del match Korchnoi - Karpov de Baguio 1978.] 26.Te1 Db6 27.Dd2 [Rumbo a g5.] 27...Db7? [Alekhine sacrifica un peón creyendo que bastaba para igualar.] 28.Axd5 Dxd5 29.Dxb4 Tc2 
30.De7! [“Las blancas fuerzan el cambio de damas, matando la actividad temporal de las negras y comenzando a capitalizar su peón de ventaja” (Kasparov)] 30...Dd7 31.Dxd7 Txd7 32.Rf1! [“Defiende indirectamente el peón de d4 y amenaza 33.Tec1” (Alekhine)] 32...Rf7 33.a4 Cc3 34.Tac1 Txc1 35.Txc1 Cd5 36.Tc6 Ta7 [La posición está técnicamente ganada, señala Kasparov, el fuerte caballo de d5 no compensa el peón de menos y el alfil no es inferior al caballo.] 37.a5 [37.h4 fue considerado muy superior por Alekhine, y censura 37.a5; Huebner considera que hubiera sido también una jugada excelente, pero lo jugado es también efectivo, tiene la virtud de fijar la debilidad de a6, y acercar el peón a la coronación, luego se verá qué significa esto último.] 37...g5 38.h3 h5 39.Re2 g4 [Tampoco servía 39...Tb7, veamos un ejemplo: 40.Txa6 Txb3 41.Ta7+ Rg6 42.a6, aquí se justifica lo expresado por Huebner sobre 37.a5, 42...Ta3 43.Tg7+ Rh6 44.a7 Cf4+ 45.Rd2 Cxg2 46.Te7 Cf4 47.Axf4! gxf4 48.Txe6+ Rg5 49.Te7 Rf6 50.Tb7 Re6 51.Rc2 Rd5 52.Rb2 Ta6 53.Rb3, ganando (Fridstein)] 

40.Tc8? [Deja liberar a la torre negra. G. Fridstein encontró una victoria forzada tras la espectacular 40.Tb6!! (recordemos 37.a5!), y el final tras 40...Cxb6 41.axb6 Tb7 42.Ac7 Re7 43.Re3 Rd7 44.Rf4 Txc7 45.bxc7 Rxc7 está ganado, sigamos un poco más la línea de Fridstein, 46.Re5 Rd7 47.h4 Re7 48.f4 g3 49.d5, etc. No es mejor 40...Re7 41.Tb8 ni 40...gxh3 41.gxh3 Ta8 (o 41...Cxb6 42.axb6 Tb7 43.Ac7 Re8 44.Rf3 Re7 45.Rf4 Rf6 46.Ad8+ Rg6 47.Re5 Rf7 48.Rd6!, etc.) 42.h4 Tc8 43.Rd2 Tc3 44.Txa6 Txb3 45.Ta7+ Rg6 46.a6 Ta3 47.Tg7+ Rh6 48.a7.] 40...Tb7! [La reanudación debía realizarse al día siguiente, que era el cumpleaños de Capablanca, y ya no tenía ningún “time out”, Alekhine caballerescamente hizo uso del suyo para que Capablanca celebrara su 39º cumpleaños y la partida se reanudó el 21 de noviembre.] 41.Tb8 [Esta fue la jugada sellada.] Txb8 42.Axb8 “No hay razón para hacer tablas aquí” (Huebner). 42.Axb8 Re7 43.h4 fue analizado profundamente por Lilienthal y Goldin, hasta un final de damas que se llega en la jugada 70, y consideran que las blancas mantenían chances de victoria, tras 43...Rd7 44.Rd3 Rc6 45.Rc4 podemos resumir que la idea ganadora de las blancas consiste en mejorar la colocación de su alfil y sus peones, lo que pueden lograr por sucesivos Zugzwang, y luego continuar con d5, y llevar su rey a d4 y e5. “En todo caso, ¡actualmente tales posiciones se juegan hasta el último suspiro!” (Kasparov). ½–½



No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...